estratos geológicos y bosques

Idea principal
El Cañón de Añisclo, en todo su desarrollo, nos permite, gracias al ingente trabajo de desgaste y erosión del río Bellos, contemplar el gran espesor de los materiales calizos depositados en otro tiempo en este territorio y que posteriormente se vieron elevados por la orogenia alpina. Es uno de los paisajes más importantes del Geoparque del Sobrarbe y que la belleza de los afloramientos rocosos verticales se ve gratamente complementada por la colonización de las laderas al pie de los cantiles por densas masas arboladas. Se propone exponer sucintamente la importancia del estrato geológico y edafológico en el potencial desarrollo de la vegetación arbórea.

Conceptos clave
Geoparque, Cañón de Añisclo, orogenia, zona axial, sierras interiores, etc

Resumen
En la comarca del Sobrarbe de norte a sur se caracteriza de forma general por la presencia de las siguientes grandes unidades geomorfológicos que en parte condicionan las coberturas arbóreas de las mismas y son:

  1. Al norte de la Comarca especialmente en la cabecera del río Barrosa en Bielsa y la cabecera del río Cinqueta al norte del núcleo de San Juan de Plan se desarrolla la conocida como Pirineo Axial que corresponde con el eje de la cordillera que se encuentra muy metamorfizado. Se encuentran allí las rocas más antiguas del territorio (comprende pizarras, granitos, esquistos, etc). En estas zonas de poco suelo, gran pendiente y gran altitud destacan las áreas rocosas, los amplios canchales, los densos céspedes de altura, donde abundan especies endémicas de tipo boreo-alpino, etc. Las masas forestales se desarrollan sobre estos substratos algo inestables y pobres, oligotrofos, están dominadas por masas relativamente abiertas de pino negro que se ve acompañado por el abedul, el abeto y el álamo temblón junto al pino silvestre que lo sustituye a menores cotas. En estos territorios se observa un intenso modelado glaciar, un relieve abrupto y de gran diversidad belleza y espectacularidad.
  2. Las Sierra Interiores están formadas por la elevación y posterior erosión de potentes masas de rocas del Mesozoico y del Cenozoico que ascendieron en la orogenia alpina. Destaca en el Sobrarbe el macizo calcáreo del Monte Perdido que con sus cumbres, por encima de los 3.000 m, se erigen como las mayores cotas de montañas calcáreas de Europa y que constituye un territorio calcáreo de primer orden a nivel mundial. En estas sierras destaca una gran biodiversidad de especies forestales presentes por la variedad de condiciones microclimáticas que estos intricados paisajes generan. Así gracias al propio encajonamiento de los cauces fluviales al cruzar los espesos estratos calizos, como sucede en el Cañón de Añisclo, da lugar a fondos de valle muy profundos, sombríos y donde se produce una acusada inversión térmica donde encontramos una vegetación eurosiberiana y centroeuropea donde conviven hayas, abetos, abedules, temblones y pinos silvestres. Por el contrario en las áreas solaneras con un mínimo de suelo y protegidos de los fríos norteños por los paredones rocosos encontramos unos interesantes encinares y otras especies acompañantes propios de la vegetación mediterránea. En estos territorios se observa un intenso modelado fluvial y periglaciar y glaciar en las sierras más elevadas. Destaca por su belleza y espectacularidad los cañones y angostos desfiladeros fluviales de los distintos ríos que lo atraviesan.
  3. Entorno a los valles que forman los ríos Cinca y Ara y sus afluentes encontramos unos suelos más desarrollados y profundos que en las proximidades de los cursos de agua se ven substituídos por depósitos inestables de gravas y cantos rodados. Estos terrenos de pie de monte y valle donde la pendiente es moderada se encuentran ocupados principalmente por los cultivos y prados. En los límites entre prados y cultivos y en las superficies más inclinadas encontramos principalmente bosques mixtos con presencia de fresnos, nogales, cerezos, pino silvestre, arces, abedules, álamos, avellanos, etc. Entorno a los cursos de agua encontramos en primera línea las saucedas arbustivas y en la proximidad un rico elenco de árboles de hoja caduca dominados por los álamos.
  4. En la mitad sur de la comarca pirenaica del Sobrarbe encontramos por un lado extensos territorios dominados por rocas de origen continental y donde destacan las facies del flysch y terrenos margosos y arcillosos que alternan con algún afloramiento duro de calizas. Estas sierras, antaño fuertemente pastoreadas, provistas de suelos en general pobres y fuertemente erosionables han sido intensamente repobladas con pino silvestre (Pinus sylvestris), pino laricio (Pinus nigra) y pino carrasco (Pinus halepensis). En estas Sierras encontramos masas naturales de encinar en los terrenos más pobres y rocosos y de robledal marcescente al pie de los montes y donde las pendientes son más moderadas. Entorno a cursos encañonados como el del Balcés se refugia en sus laderas más frescas masas de hayedo o masas mixtas de frondosas.

Algunas ideas para saber más

  • La litología en la península ibérica da lugar a diferenciar a grandes rasgos tres grandes grupos los suelos silíceos, los calizos y los arcillosos. En la comarca del Sobrarbe como en el resto de comarcas pirenaicas encontramos de norte a sur estos tres grandes grupos de litologías a la que hay que unir la propia de los fondos de valle y cursos fluviales de naturaleza alóctona.
  • Como se ha comentado en las áreas silíceas los suelos que se desarrollan en los mismos suelen ser pobres, oligotrofos, y son de relativa baja a media productividad solo compensada en nuestro Pirineo por la alta pluviosidad del eje central del Macizo.
  • Los suelos desarrollados en áreas calizas son en general más ricos, eutrofos, que los terrenos silíceos y presentan en general unos relieves más abruptos por la especial dureza y estabilidad de las calizas másicas. En estas áreas son abundantes los fenómenos de Karstificación como los lapiaces, las dolinas, las cuevas, las surgencias, las estalactitas y estalagmitas, etc. En los terrenos básicos prosperan buenos bosques, matorrales densos y pastos ricos.
  • Como se ha comentado en los valles y depresiones interpirenaicas encontramos las mejores terrenos para el cultivo agrícola por la pendiente de los terrenos y la naturaleza arcillosa de las tierras.
m4s0n501